Inicio |  Foro | HistoriaCatálogo / ReviewsDosieres | Glosario | EntrevistasLista de precios | EnlacesCréditos 





King of the Monsters
Género Lucha/Wrestling
Número de fases 12
Niveles de dificultad AES 4
Jugadores 1 - 2
Continues AES 4
Duración de la partida 35 minutos
Memory Card
Trucos No


En Japón es muy popular el género 'kaiju eiga' o películas de monstruos gigantes. Esta idea, surgida en buena parte gracias a las películas de Godzilla, fue la que SNK adoptó en 1991 para su recreativa King of the Monsters, título que precisamente hace referencia al lagarto mutante favorito de Japón. Buena parte de la diversión radica en los monster mash, es decir, los enfrentamientos entre criaturas gigantescas.

Hay varios antecedentes. En Commodore 64 ya encontramos un curioso juego de estrategia con el nombre de Crush, Crumble and Chomp! (Epyx, 1981), donde manejamos a estas criaturas y sus habilidades propias para destruir una ciudad. En Rampage (Bally Midway, 1986), un clásico de las recreativas, podemos convertirnos en un enorme simio, lobo o lagarto y derribar edificios mientras nos merendamos a sus aterrorizados habitantes para recuperar fuerzas y seguir con la destrucción.

Sin embargo, SNK supo hacer un juego que se convertiría en el referente del género. Su argumento, nos cuenta que enormes monstruos han emergido del fondo del mar para arrasar todo a su paso ante la impotente mirada de la humanidad. Un gran desastre apocalíptico,en el que cualquier cosa puede suceder.





Monstruos
 
Geon   Woo

  • Este monstruo del Cretácico ha estado durmiendo hasta ahora en las profundidades de la tierra, probablemente en Rusia, despertando al extenderse el clima errático actual. Mide 45 metros de altura y pesa 40.000 toneladas.
  • Es un mono gigante que procede de China. Mide 43 metros de altura y pesa 22.000 toneladas, y su misión es la de salvar a los humanos de los demás monstruos. Despertó al sentir la deforestación de su tierra natal.
 
Astro Guy   Poison Ghost

  • Mide 45 metros de altura, y pesa 40.000 toneladas. Era un científico que tras experimentar con radioactividad, sufrió una mutación que le hizo crecer lo basante como para poder enfrentarse a los monstruos, su verdadero objetivo. Desea defender a los humanos.
  • Proviene de Japón, mide 44 metros de altura y pesa 50.000 toneladas. Está formado por la polución de las costas japonesas, y está dispuesto a vengar al planeta de la contaminación de los humanos.
 
Rocky   Beetle Mania
  • Es un monstruo de piedra que proviene del antiguo Egipto y de hecho, fue creado por los constructores de las pirámides. con 49 metros de altura y 61.000 toneladas de peso, despierta tras sentir al resto de monstruos...
  • De 46 metros de altura y 25.000 toneladas de peso, este extraño monstruo proviene de la selva amazónica, aunque se piensa que puede ser extraterrestre.
 

 



El apartado visual del juego es bastante sólido, atendiendo a su temática. En nuestra pantalla aparecerán dos monstruos que deberán enfrentarse en diversas ciudades, y cuyos habitantes a su vez intentarán acabar con ellos mediante armamento a todas luces insuficiente... pero molesto.

Los sprites de los monstruos tienen un diseño correcto aunque poco creativo, ya que en la mayoría de casos podemos identificar el personaje original sobre el cual se basó el trabajo. En este sentido, Geon parece inspirado en Godzilla; Woo, en King Kong; Poison Ghost, en Hedorah, personaje procedente también de las películas del gran G; Rocky, un golem gigante hecho de piedra; Beetle Mania, posiblemente en Megalon, otro personaje de las películas de Godzilla; y Astro Guy, con un marcado estilo a lo Ultraman.

El nivel de detalle de cada uno de ellos es más que adecuado, sobretodo teniendo en cuenta el año de creación del juego. Las animaciones por su parte, tienen sus luces y sombras. En positivo, destaca sobretodo el gran trabajo hecho con los diferentes movimientos de los monstruos, a veces incluso con aire cómico que complementa los combates de manera magistral, por ejemplo al celebrar un derribo, o al ejecutar un agarre. Por otro lado, lamentablemente en ocasiones el número de frames será escaso para ciertos movimientos de ataque, y es algo que desluce el acabado final.






Los escenarios son el plato fuerte, pues en cierto modo es el punto más atractivo del combate, quizás por encima de lo que significa vencer al rival. Con unas localizaciones no demasiado variadas entre si (ciudades japonesas tales como Kyoto, Okayama, Osaka, Hiroshima...) e ideadas para ser destruidas por completo, contaremos con multitud de elementos que podremos destrozar e incluso utilizar a nuestro favor. Los límites del terreno son los adecuados, y podremos movernos con total libertad por ellos hasta llegar a unas marcas en el suelo que anuncian el final del mismo. De quererlas traspasar, seremos electrocutados, un momento que por cierto, está visualmente conseguido.

Mención aparte merecen los humanos allí presentes, pues continuamente aparecerán fuerzas militares que intentarán destruirnos. Helicópteros, barcos, aviones o tanques, cualquier cosa es válida con tal de acabar con tan temible amenaza...





Las melodías que acompañan al juego resultan hoy en día demasiado simples, pues sus sonidos son en ocasiones demasiado estridentes, en otras con cierto carácter “midi”, pero en general demasiado repetitivas. Hay algunas músicas en cierto modo acertadas, con un estilo marcadamente rock, pero en otras el ritmo será tan acelerado, que molestarán más que acompañar correctamente a la acción. Sin embargo un aspecto positivo tienen, y es que sus seis melodías distintas asociadas a cada uno de los monstruos, hacen que se les otorgue cierta personalidad a cada uno de ellos.

Los FX de los golpes suenan contundentes, aunque se repiten demasiado. Los gruñidos y gritos están bastante conseguidos, destacando la voz de alarma que avisa de la aparición de los monstruos, al inicio del combate. 'It's too late to escape!'

     


La aventura consiste en luchar contra un monstruo, en un combate con marcado aire de wrestling. Debemos conseguir derribar al adversario y vencerlo tras un reglamentario conteo de 3 segundos sobre el. Durante el combate se podrán destruir edificios y conseguir mejoras, y emplear los superpoderes propios de cada ser. Los controles son los siguientes:

Acción Botón
Puño
Movimiento wrestle mantener
Patada
Salto
Movimiento especial mantener
Correr


Cada uno de los monstruos tiene su propia habilidad especial que activamos manteniendo presionado el botón de ataque durante unos segundos, hasta que el monstruo empieza a parpadear. Es prácticamente la única distinción entre técnicas, puesto que más allá de estos especiales no hay casi diferencias. Dichos poderes pueden evolucionar con cada nuevo nivel conseguido al conseguir llenar una barra de poder mediante la recolección de esferas que aparecen cuando conseguimos ejecutar un contundente ataque sobre nuestros rivales.

Pero al margen de habilidades especiales (ráfagas de energía o similares), y movimientos de carga, en un combate de lucha libre no pueden faltar las consabidas llaves. King of the Monsters nos obliga a usarlas acercándonos a nuestro rival, golpeándolo e intentando hacerle una presa para a continuación levantarlo por los aires, realizarle un súplex dorsal, lanzarlo contra los edificios, etc.



Cuanto más castigo reciba el monstruo, más cansado estará y menos resistencia opondrá, hasta que podremos ejecutar la sumisión y comenzar el conteo cuando este se encuentre tumbado en el suelo. Y si en el wrestling hemos visto en ocasiones el uso de objetos a modo de arma de golpeo, como sillas, etc, en King of the Monsters también podemos ayudarnos de estas sucias técnicas, arrancando edificios de cuajo, e incluso agarrando algún vehículo militar.

El principal atractivo de King of the Monsters es este, básicamente: la lucha descerebrada entre monstruos gigantes. Hay que decir que en 1991 quizás bastaba, pero actualmente y con unos ojos más experimentados, se muestra falto de profundidad, y es sumamente repetitivo. No hay una historia en el juego, solo un combate tras otro a lo largo de seis ciudades japonesas.

Y es precisamente cuando profundizamos en la jugabilidad, que nos damos cuenta de que le falta una vuelta de tuerca más para poder hablar de un título de primera división. En este sentido la idea de fondo es buena, pero a todas luces escasa si no va acompañada de un control que nos mantenga pegados a la pantalla un combate tras otro. Hay fallos inexplicables, como la falta de retroceso ante un golpe recibido, lo cual hace que tras golpear o ser golpeado, nosotros o nuestro rival podamos responder de manera francamente aleatoria, obligándonos a movernos inmediatamente tras golpear, para evitar recibir golpes de manera injusta.

La IA de la CPU es la otra gran pega del juego. Está creada para seguirnos constantemente, acercándose a nosotros una y otra vez, y dejándonos en definitiva, poco margen para la exploración o aplicación de una u otra estrategia durante el combate. Nos podremos sentir incluso agobiados tras unos cuantos combates, que si además se le suma el limitado número de movimientos con los que disponemos (un serio handicap sobretodo en el modo versus), da como resultado una jugabilidad que no está a la altura de otros juegos de lucha del catálogo.






King of the Monsters es un título original, pues se sale completamente de las peleas a las que el catálogo nos tiene acostumbrados. Con un marcado aire wrestler, y con el aliciente de esa ambientación de monstruos gigantes peleando y destruyendo ciudades a su paso, tenemos muchos de los ingredientes que hacen falta para ser entretenido y con personalidad propia.

Sin embargo y teniendo en cuenta la segunda parte, no le dedicaremos demasiada atención a no ser que seamos verdaderos aficionados a este género, pues una jugabilidad con algunos problemas importantes, hace que para la mayoría del público acabe siendo muy repetitivo a las pocas partidas.






Lo Mejor  

- La ambientación, muy conseguida.

Lo Peor  

- Algunos fallos en la jugabilidad.
- IA muy poco depurada.

Alternativas  

Son pocos los títulos que podemos disfrutar en Neo Geo y relacionados con este género. Sin ir más lejos podemos disfrutar de la segunda parte de este King of the Monsters, o 3 Count Bout, el más clásico de los títulos de lucha wrestling.

 



No disponibles.


  Subir
 
Inicio |  Foro | HistoriaCatálogo / ReviewsDosieres | Glosario | EntrevistasLista de precios | EnlacesCréditos