Inicio |  Foro | HistoriaCatálogo / ReviewsDosieres | Glosario | EntrevistasLista de precios | EnlacesCréditos 





Riding Hero
Género Deportivo
Número de fases -
Niveles de dificultad AES 1
Jugadores 1 - 2
Continues AES infinitos
Duración de la partida 90 minutos
Memory Card
Trucos No


Estamos ante uno de los primeros juegos que SNK programó para su novedoso sistema Neo Geo. Es indudable que cada título presentado por la factoría de Osaka estaba creado con mimo, con el objetivo de intentar mostrar el potencial técnico de una consola que estaba llamada a ser la mejor de la historia, en lo que a los 16 bits se refiere. Sin embargo, la calidad no siempre vino acompañada de la originalidad, y si de este modo NAM 1975 estaba inspirado en Cabal (TAD Corp., 1988), Cyber Lip de Contra (Konami, 1987), etc, en este caso Riding Hero se nutría de un éxito arcade de 1987 llamado Super Hang On, programado por Sega.

Tenemos varios modos de juego (modo historia, arcade y multiplay), aunque el plato fuerte se centra en el modo historia, en el cual nos pondremos en la piel de un joven piloto novato y sin apenas recursos cuyo objetivo será vencer al mismísimo Diamond Dave, el piloto más esquivo y rápido de la ciudad. Para ello deberemos competir contra rivales cada vez más rápidos, y así ganar dinero suficiente como para comprar una moto más potente, o poder mejorarla carrera tras carrera. Es pues, un juego deportivo con tintes RPG, algo único en la época.






En general, vamos a encontrarnos con un acabado sumamente simple y particularmente en este título, más próximo a los 8 bits que no a los 16. En primer lugar, los sprites, a pesar de tener un diseño correcto, no aporta nada novedoso si lo comparamos con el éxito de Sega, creado tres años antes. Las motocicletas y demás vehículos que vamos a encontrarnos son escasamente realistas, sin un nivel de detalle suficiente. Las animaciones, de apenas unos pocos frames, hacen que el movimiento de cada uno de ellos no fluya con naturalidad. El ejemplo más exagerado corresponde a los coches en pista, pues tendremos un frame cuando trazan a la derecha, otro cuando trazan a la izquierda, y otro cuando están en rectas. Tan solo tres frames dedicados al movimiento de un vehículo en pista. Es cierto que en este caso en particular, la CPU aplica unos más que correctos zooms de acercamiento o alejamiento cuando nos encontramos con ellos, pero en absoluto compensa el pobre trabajo de la animación en si.

Los escenarios siguen la línea de los sprites, excesivamente simplistas. Nos encontraremos con dos planos de scroll, correspondientes a la pista y al fondo. Los fondos tienen un nivel de detalle aceptable (siempre dentro de la extrema simplicidad), aunque únicamente nos mostrarán la ciudad, las montañas o las tribunas de un circuito. El frontground, compuesto por la pista y la zona exterior, a pesar de que deberían llevar el peso gráfico, ha sido descuidado por completo. Con tan solo dos colores diferentes se resuelve la superficie del exterior de la pista que simula césped, y en cuanto al trazado en si, dos tonalidades grises simulan el asfalto. Si a eso le añadimos carteles, farolas y demás sprites que constantemente se repiten a nuestro paso, el resultado parece estar a medio hacer.


Las ilustraciones, las cuales serán muchas a lo largo de la historia, cumplen su función sin destacar en nada aunque eso si, crean la ambientación necesaria. Llama la atención por ejemplo la que nos muestra qué ocurre cuando perdemos una carrera y no tenemos dinero suficiente para pagar la apuesta... La intro aunque breve, es acertada, animando al jugador a ponerse a los mandos de la moto.

Como último punto negativo en este aspecto, nos encontramos con una bajada en el número de frames en pantalla, si durante la carrera nos encontramos con varios vehículos o rivales en pista. Algo inaudito teniendo en cuenta el tipo de gráficos y el potencial de la consola.





Las melodías carecen del más mínimo interés, aunque son acordes al tipo de juego en el que estamos. Son tan repetitivas y carentes de calidad, que mientras competimos nos parecerá estar escuchando la misma una y otra vez. Se salvan en este sentido las correspondientes a los menús, pues a pesar de ser igualmente repetitivas, son tranquilas y permiten leer cada línea de texto en un ambiente distendido.

Los efectos de sonido pese a tener muy poca variedad, se acoplan bastante bien a la competición. Aunque será difícil no darse cuenta de que los frenos siempre sonarán del mismo modo, o que al adelantar cada coche, sea cual sea el modelo, se escuchará el mismo ruido de motor. El aspecto sonoro más innovador lo encontraremos en el ending del modo historia, cuando una voz en off nos lee un texto en pantalla al más puro estilo Cyber Lip, algo sorprendente en un juego de 1990.

     


Los controles de nuestra moto son los siguientes:

Acción Botón
Acelerar
Frenar
Turbo


Debemos ganar carreras en las cuales lo que primará será intentar mantenernos dentro de la pista si no queremos perder segundos valiosos bien por caída, o bien por reducción de velocidad al colisionar contra otro vehículo. En cuanto al turbo, decir que se trata de una característica de nuestra moto (hay cuatro modelos diferentes de motocicletas) permitiéndonos alcanzar una gran velocidad durante un periodo limitado de tiempo, lo suficiente para marcar distancias con nuestros rivales. En el HUD viene indicado por unas pequeñas barras abajo a la izquierda, que van desde una (la moto más básica) a cuatro (la más cara). Cada barra indica la posibilidad de usar un turbo.


Nada más comenzar, seleccionaremos el modo de juego, los cuales aparte del modo dos jugadores, son dos:

- World Gran Prix Mode: está basado directamente en Super Hang On, y viene a ser el modo básico, el modo arcade. Competiremos en una serie de carreras en las cuales tendremos que intentar escalar posiciones y acabar antes de que se agote el tiempo, para seguidamente ganar puntos en función de la posición a la que hayamos llegado y pasar a la siguiente pista. Es un modo de juego divertido a la vez que demasiado limitado, siendo el siguiente el modo más entretenido.
- Story Mode: Tras su aparición sería copiado por otros juegos, como Road Rash para Megadrive (EA, 1991). Consiste en avanzar en el ránking de mejores pilotos de la ciudad, ganando carreras a la vez que conseguimos dinero para mejorar nuestra moto, o tener acceso a otras de mejores prestaciones. Una vez que introduzcamos nuestro nombre de piloto, apareceremos en nuestro apartamento, el lugar en el que podemos descansar para poder recuperar nuestra salud. Una vez salgamos de allí, se abrirá un mapa ante nosotros que nos permite decidir dónde vamos a ir. De este modo, podremos visitar el concesionario de motos, un restaurante de carretera donde poder hablar con la gente de la ciudad, y una serie de circuitos a los que podremos tener acceso a medida que avancemos en la historia. Como las carreras tendrán lugar en plena carretera abierta, deberemos ir esquivando los coches, caravanas y demás vehículos que aparezcan en la carretera.



La jugabilidad dista bastante de lo que SNK nos ofrece en prácticamente el resto de títulos, pues aunque el apartado sonoro y gráfico, muy mediocres, podrían llegar a ser pasados por alto, es este aspecto el que tumba definitivamente el juego. Son varios los motivos por los que Riding Hero es muy poco amigable, muy poco accesible, y en demasiadas ocasiones, frustrante. El primero de todos es la detección de colisiones, apareciendo una clara ventaja de la CPU sobre nosotros. En este sentido, destacan dos aspectos:

- Las colisiones contra otros vehículos (coches, caravanas...). En nuestro caso deberemos pasar junto a ellos a cierta distancia si no queremos ver reducida nuestra velocidad drásticamente, mientras que la CPU parece incluso solaparse ligeramente a dichos vehículos al adelantar, algo que nosotros no podemos hacer.

- Toques a los rivales: si lo hacemos, provocaremos que nuestra moto disminuya sustancialmente la velocidad, mientras que la moto controlada por la CPU seguirá sin ninguna variación. A eso debemos añadir que en cualquier momento de la carrera podemos ser adelantados por nuestros competidores, siendo aleatorio (y frecuente) el hecho de que de repente alguno de ellos nos adelante, nos toque y por tanto perdamos unos segundos muy preciados. Y todo ello sin previo aviso, al no disponer de retrovisor que nos indique cuándo o en qué lado nos adelantarán.

En segundo lugar, la moto carece de nivelado automático, así que con cada curva, con cada tumbada, nos veremos obligados a enderezarla moviendo la palanca hacia el otro lado, lo cual provoca que constantemente debamos mover la dirección.

Como curiosidad, puede ser jugado en red local, permitiendo a dos jugadores competir contra la CPU, simplemente conectando dos consolas entre si. Además, de los tres juegos del catálogo con esta característica, (Riding Hero, Trash Rally y League Bowling), este es el único en el que ha aparecido, y solo en algunas unidades, el cable link oficial, alojado en el hueco interior que rodea la bandeja de la caja, la cual no viene pegada a ella. A pesar del interés añadido, es en realidad muy difícil que lleguemos a disfrutar de ello, pues aparte de necesitar dicho cable link, necesitaremos dos televisores, dos consolas con un mando cada una y dos unidades del juego.





A pesar de su simplicidad técnica, la cual perfectamente podríamos pasar por alto, la jugabilidad adolece de tantos problemas que convierten a este título en poco menos que entretenido, solo apto para jugar alguna partida muy de vez en cuando. Aspectos como el diferente baremo con el que la CPU gestiona las colisiones, o el control mejorable de nuestra moto, hace que la sensación al jugar sea de frustración ante unas partidas excesivamente injustas y poco igualadas.

En definitiva, podría haberse codeado con otros grandes de la época, pero que por desgracia se quedó a mitad de camino.






Lo Mejor  

- Único juego de motos del catálogo.

Lo Peor  

- Apartado técnico muy pobre.
- La jugabilidad es muy limitada, SNK deja en el tintero muchos aspectos por pulir.

Alternativas  

No tenemos ninguna alternativa, pero si lo que queremos es conducir, no debemos obviar el gran Neo Driftout (disponible en MVS y en CD), Overtop, o el sencillo pero efectivo Trash Rally.

     


No disponibles.


  Subir
 
Inicio |  Foro | HistoriaCatálogo / ReviewsDosieres | Glosario | EntrevistasLista de precios | EnlacesCréditos